Instrucciones para un buen asado


La niña debe ser calladita, decente. Siempre femenina.
Quiere ser madre, Miss Vzla y veterinaria de plástico
[porque la mierda de animales debe dar asco.

Nos hicieron sumisas, todas unas “señoritas”. Delicadas, mimadas. Amantes de los cuentos de princesas pero sabiendo que los príncipes azules no existen. Hija de papi con la boca sucia a medida que descubre la esencia de la palabra “mentira”. Te dicen: odia a los hombres (y hasta llegas a odiar a papi).

Moldeadas como grandes muñecas victorianas, bien vestidas con ojos de vidrio, sonrisa pintada. Todo para adentro, nunca digas nada, aguanta que tú puedes. Primero muerta que delatada. Las niñas no corren, no juegan con los varones. Las niñas usan vestidos, juegan a maquillarse, a buscar marido. Entonces queremos ser madres a los 5 años aunque luego mami pegue el grito al cielo cuando su quinceañera ande con un "Bebé Querido" que regurgita leche materna. -¡mami quién te entiende!-
Papi no quiere que una esté con un limpio. Papi quiere a su hija con un ingeniero que le monte su casa, sus cachos y le pegue unos buenos golpes. Porque el intelectual se muere de hambre, ese no es bueno (aunque él termine montándote cachos igual pero no te pega porque tiene su lado sensible). Aguanta que tú puedes, por tu "Bebé Querido". Aguantas o te rompes las uñas lavando baños. No sabes hacer más porque seguiste las instrucciones para hacer-te- asado en tu propio horno rosa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

My Instagram