miércoles, 3 de mayo de 2017

En la cuadra

(Katherine Gomes)
Fue uno de esos días donde había perdido la paciencia en mí y el interés en la humanidad. Me encontraba en mi escritorio leyendo poemas como mantras cuando escuché un ruido proveniente de afuera. Eran casi las once de la mañana. Me levanté a mirar por la ventana. Lo que vi no me sorprendió. La vecina estaba nuevamente haciendo de las suyas. Esta vez, al parecer se había transformado en lo que el exceso de religión reclamaba para sí. Gritos y ropa volaban con el viento. Su hijo cayó de rodillas a sus pies.

No hay comentarios.

Publicar un comentario

© avioletadamente
Maira Gall